Procrastinar hasta el infinito o cómo darse cuenta de que no hay que rendir cuentas cuando no hay que hacerlo

¿Y que porqué digo yo esto? Porque dije que iba a escribir sobre los taludes. Por ansias, por generar una "espectativa" absurda, cuando no hay nadie pidiéndomelo, más que yo misma. Y no voy a escribir sobre taludes, por lo menos no ahora. Este giro inesperado es la salsa del blog, ¡no me digáis más, … Sigue leyendo Procrastinar hasta el infinito o cómo darse cuenta de que no hay que rendir cuentas cuando no hay que hacerlo